8 cosas para hacer en Río de Janeiro

Lugares interesantes para conocer y explorar en el mundo, hay muchos. Pero en América Latina hay uno en particular que se destaca por ser un destino donde los colores, la música, samba, el calor, y las playas, encantan y maravillan a todos aquellos que llegan a visitarla.

Río de Janeiro, es un destino excepcional, no por nada es conocida como la “cidade maravilhosa”.  A través de esta nota sentí y disfrutá de la ciudad brasilera, conociendo 8 cosas que podes hacer  y ver en Río de Janeiro.

Visitar el Barrio del Centro

Puede que sea una obviedad, pero muchos pasan de largo y no se detienen a recorrer un barrio que deja ver la huella de la ciudad colonial, a través de su casco histórico. Vas a encontrarte con preciosas iglesias con unos interiores barrocos y rococó de excepción, como los Monasterios de San Francisco y de Sao Bento. También vas a conocer la plaza XV, donde se encuentra el antiguo Palacio Real de Río de Janeiro y el más actual Palacio de Tiradentes, primera cámara legislativa del Brasil independiente. No hay que perderse tampoco el precioso Teatro Municipal o la nueva Catedral de San Sebastián, una de las más originales del mundo entero.

Corcovado y el Cristo Redentor

Un icono de Río de Janeiro es si duda alguna el Cristo Redentor. Ubiado a 709 metros sobre el nivel, el Cristo controla la ciudad desde lo alto del monte Corcovado. La estatua tiene 30 metros de alto y recibe con los brazos abiertos a los miles de turistas que cada día suben hasta el mirador que tiene a sus pies para disfrutar de la visión en 360 grados de la “ciudad carioca”. Se puede subir en taxi o en un funicular/tren cremallera que sale de Cosme Velho cada treinta minutos. Te aconsejamos ir con tiempo porque se forman colas para tomar el funicular,  y para tu seguridad, bajar caminando por la noche no es muy buena idea, ya que la zona deja algo que desear en cuestión de seguridad.

Pan de Azúcar

Entre tu lista de cosas que hacer en Río de Janeiro debe figurar el ascender al “Pan de Azúcar”. Este peñón de sugerente nombre tiene 338 metros de altura y está ubicado en la bahía de Guanabara, divisándose desde casi cualquier punto de Río de Janeiro. Su forma cónica se parece mucho a los moldes de arcilla que se usaban para refinar el azúcar, de esta comparación proviene su nombre. La mejor manera de subir a la cima del Pan de Azúcar es usando el teleférico que sale cada 20 minutos y que recorre los 1.400 metros que separan los morros de Babilonia y Urca. Disfrutarás de unas vistas impresionantes de la Bahía y de todo Río.

Barrio de Santa Teresa

Si además de recorrer lugares históricos de la ciudad, te interesa también lo moderno y lo que está vigente y a la moda, el Barrio de Santa Teresa no puede faltar en tu recorrido. Se trata de una de las zonas más trendy de Río de Janeiro , donde el arte urbano,  gente a la moda, comer bien en Largo de los Guimaraes y subir al último tren eléctrico que circula en Brasil, el famoso bondinho, forman parte de las cosas para hacer y ver. Más alla de su toque de modernidad, el barrio aun conserva vestigios y su estilo colonial, como sus calles encaramadas a una colina, y el ambiente artístico que rebosa en el Parque das Ruinas. No te vayas sin cruzar hasta el barrio de Lapa por los 250 coloridos escalones de las escaleras de Selarón.

Maracaná

¿Amante del fútbol y los deportes? Entonces visitar el Maracaná estará en tu lista de lugares por conocer. Incluso los no aficionados al fútbol se emocionarán en recorrer uno de los estadios más míticos de la historia del deporte. Este templo del fútbol es verdaderamente espectacular. Además de haber sido sede del Mundial de 2014, por aquí han pasado grandes como Kiss, U2 o Madonna. A su alrededor, por si fuera poco, hay una especie de paseo de la fama dedicado a los grandes futbolistas de la historia.

Parque Nacional y Floresta da Tijuca

Con 28 kilómetros cuadrados de extensión que atraviesan las colinas y montañas costeras de Río, el Parque Nacional de Tijuca es la mayor selva urbana del mundo. Hogar de incontables especies animales y vegetales, sus cascadas y fuentes naturales te dejarán sin aliento. En su interior hay formaciones rocosas como el ilustre Corcovado o la Pedra de Gávea, desde la que los conquistadores oteaban el horizonte en busca de barcos enemigos. La vista es excepcional, y te ofrece uno de los paisajes más bellos que ver en Río de Janeiro y sus alrededores. Asegurate de no ir durante la noche ya que puede ser una zona algo insegura.

Playas Copacabana e Ipanema

Te lo contamos al principio, las playas son parte de los atractivos mas populares que tiene para ofrecer Río de Janeiro. La costa paradisíaca tiene su referencia máxima en Copacabana, y es conocida por ser la playa más turística de la ciudad. En un día promedio transitan alrededor de 400.000 personas en los cuatro kilómetros de su extensión. En cada tramo del trayecto se puede disfrutar de sus aguas cálidas, paradores, y bares que separan la calle de la arena blanca. Puede apreciarse una limpieza admirable en  cualquier tramo de la playa, gracias a un “plan basura” que se implemento hace unos cuantos años atrás.

El otro gran punto costero es Ipanema. Con 2 kilómetros de costa y suave arena la convierten en otra de las preferidas de los habitantes locales y visitantes. Ubicada en la en la zona sur de la ciudad, es más angosta que Copacabana y se caracteriza por las olas grandes y la vista hacia Leblon, con el morro Dos Irmaos de fondo.

Jardín Botánico

Con tantas cosas que hacer en Río de Janeiro es bueno tomarse un respiro y buscar algo de reposo. El Jardín Botánico es un oasis de tranquilidad justo detrás de la bulliciosa playa de Ipanema. Este vergel se construyó a principios del siglo XIX como almacén de semillas y plantas para que se aclimatasen al trópico, y fue exclusivo de la aristocracia, en 1889. Con la proclamación de la república los jardines se abrieron al público en una explosión de oxígeno y verde. Aqui vas a poder disfrutar de su hermosa avenida de palmeras mientras intentas ver a colibríes, tucanes y halcones aplomados. En su Orquidarium hay más de mil tipos de orquídea tropical y se cultiva el nenúfar más grande del mundo.

Durante todo el año, Río de Janeiro te espera para que puedas disfrutar cada rincón que la ciudad tiene para ofrecer. 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.