Brasil espera recibir 13% más de argentinos que el año anterior

Se estima que un 13% más de argentinos en relación al año anterior, visitarán Brasil;  destacan que el atraso cambiario favorece la salida de turistas hacia el país vecino.

Brasil se ha transformado en uno de los destinos predilectos de los turistas argentinos. Y parece que la temporada de verano 2018 no será la excepción.

Según datos oficiales, el país espera recibir este año a unos 2,6 millones de argentinos, alrededor de 13% más que los 2,3 millones que lo visitaron en 2013. “La ventaja cambiaria es muy favorable para el flujo de turistas”, dijo a LA NACIÓN Vinícius Lummertz, presidente de Embratur, la agencia de promoción de turismo de Brasil.

Destinos nuevos y viejos

Florianópolis concentra el 25% del turismo argentino. “Es una segunda patria para los argentinos”, afirmó Vinicius De Lucca, superintendente de Turismo de la localidad.

En ese sentido, señaló que en algunos lugares, como Canasvieiras, “gran parte de los propietarios son argentinos”. “Es un proceso histórico que comenzó en la década del ’70 -sostuvo-. Muchos de los emprendedores de la ciudad son argentinos, hay un movimiento inversor importante.”

Y agregó: “En general el mundo entero ve a Florianópolis como un destino para el verano, especialmente los argentinos.

Más vuelos

Desde febrero y hasta finales de año, la oferta aérea entre la Argentina y Brasil se ampliará y sumará 11 nuevas frecuencias que conectarán las ciudades de Buenos Aires, Bariloche, Córdoba y Rosario con destinos como Natal, Campinas, Recife, Florianópolis y Manaos, entre otras.

Adicionalmente, el gobierno brasileño ha decidido impulsar alianzas con aerolíneas low cost en Europa. En este marco, Lummertz informó que KLM unirá Fortaleza con Londres por 1800 reales -aproximadamente US$ 600-. “Es una respuesta al mercado -dijo-. El gobierno contribuye bajando impuestos y ayudando a aumentar la competitividad.”

Lummertz cree que Brasil puede beneficiarse del síndrome de agotamiento que están sufriendo algunos de los principales destinos del viejo continente. “En Europa hay turismofobia”, aseveró. “Barcelona tiene 32 millones de turistas, está saturada. Venecia tiene 22 millones. París, 45 millones. La curva del turismo tiene un límite y luego empieza su desnaturalización. Entonces ya no quedan razones para visitar un lugar que ya no está ahí.”

NOTA: La Nación

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.