Buenos Aires, puesto 43 de ciudades “gay friendly”

En un estudio de la consultora Nestpick, Buenos Aires quedó 43º en un ranking “gay friendly” de 80 países y más de cien ciudades.

Si bien Buenos Aires ha ido logrando una gran apertura a la diversidad sexual acompañada de una legislación avanzada, parece obvio que en algunos lugares aún cuesta romper con los prejuicios.

La medición puso el foco en las ciudades que ofrecen a la comunidad LGBT una mejor calidad de vida. A esta lista internacional la lidera Madrid, seguida por Amsterdam, Toronto, Tel Aviv, Londres.

La “apertura de la ciudadanía” hacia lesbianas, gays, bisexuales y transgénero; hacia los que se identifican dentro de la categoría de la intersexualidad, y hacia los que tienen dudas sobre su identidad de género, fue uno de los puntos en los que se destacó.

En tanto, los derechos otorgados hacia la comunidad, también ubicaron a Buenos Aires en la delantera. Esta categoría considera los derechos LGBT de los ciudadanos en el país. Se realizó un examen en profundidad de la legislación regional y nacional (a partir de mayo de 2017) que afecta a los miembros de la comunidad LGTB. Se otorgó una puntuación máxima de 5 a los países que permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo, la adopción por parejas del mismo sexo, la carrera militar del colectivo LGTB, el cambio de identidad de género y prohíben toda discriminación anti-LGTB.

En la Argentina, la Ley 26.743 de Identidad de Género, aprobada en 2012, declaró que todo individuo tiene derecho a ser tratado con el género con el que se autoperciba, corresponda o no al sexo asignado en el nacimiento. Lo que implica que cualquier argentino o extranjero residente puede pedir la rectificación del sexo, el cambio de nombre de pila y de la foto en cualquier documento público. Dos años antes, el Congreso ya había convertido en ley el matrimonio homosexual y, así, el país fue el primero en Latinoamérica y el décimo en el mundo en avalar el casamiento entre personas del mismo sexo.

Fue la valoración baja (1,36 sobre 5) sobre la seguridad la que hizo que Buenos Aires descendiera en el ranking.

Para poder determinar la seguridad otorgada a la comunidad LGTB, se utilizaron datos públicos proporcionados por los departamentos de policía sobre el número oficial de crímenes de odio reportados en 2016. La ciudad con el menor número de crímenes reportados recibió una puntuación máxima en seguridad de cinco y la ciudad con el mayor número de delitos denunciados obtuvo una puntuación mínima de uno.

Es positivo saber que Buenos Aires está en camino a una gran apertura hacia la comunidad LGTB, esto podría replicarse en un futuro a más ciudades del país. No sólo es importante porque esta comunidad conforma un gran segmento turístico, sino porque es hora de aprender a ser más tolerantes y darle paso a una gran comunidad que hace décadas luchas por sus derechos.

Nota de Clarín.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.