¿Cómo se recupera el Caribe luego de los desastres naturales?

Este mes, en menos de dos semanas, dos feroces huracanes causaron devastación en todo el Caribe, provocaron decenas de muertes, dejaron a millones de personas sin electricidad ni agua potable y destruyeron miles de casas.

Las tormentas también arrasaron con la industria del turismo en Saint Martin, una región que depende completamente de los visitantes acaudalados, donde la economía local está impulsada por una creciente red de hoteles, tiendas de regalos, taxis, botes de pesca deportiva y restaurantes.

Después de los huracanes Irma y María, los puertos y aeropuertos de la región están cerrados, los bares a la orilla del mar se inundaron y en muchas zonas ya no hay turismo. La región corre el riesgo de sufrir una catástrofe más duradera que amenaza su capacidad de reconstrucción. Los trabajadores podrían irse a otros sitios en busca de oportunidades, lo que afectaría aún más la economía local.

 

En la región del Caribe, el turismo y los viajes representan una parte del producto interno bruto mayor que en cualquier otra región del mundo, según informa el Consejo Mundial de Viajes y Turismo, y las autoridades dicen que todavía es muy pronto para saber si la industria se recuperará totalmente.

Algunas islas, como San Cristóbal, parecen poco afectadas pero otras, como Barbuda, están prácticamente destruidas. Maria Blackman, una vocera de la Autoridad de Turismo de Antigua y Barbuda, dijo que la mayoría de los hoteles estaban cerrados por ser la temporada baja, que es cuando normalmente se realizan las remodelaciones anuales. El puerto de cruceros y el aeropuerto continúan abiertos.

Robertico Croes, director asociado del Instituto de Estudios de Turismo Dick Pope Sr. de la Universidad de Florida Central, dijo que no espera que el Caribe pierda turistas. Los visitantes simplemente visitarán las islas que los huracanes no tocaron y se alejarán de las que están afectadas, señaló.

“No creo que durante los próximos dos años Saint John pueda hacer algo respecto al turismo”, dijo, recalcando que el daño fue especialmente devastador en esa isla. “En Puerto Rico es menos grave”.

No obstante, los residentes no lo ven así. Antes de los huracanes, que dañaron la red eléctrica en toda la isla, Puerto Rico ya atravesaba una fuerte crisis económica debido a las deudas que empobrecieron al territorio. La isla tiene 74.000 millones de deuda y se declaró en quiebra en mayo. Un consejo de control federal está supervisando sus finanzas.

NOTA: New York Times

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.