Consejos prácticos para dormir en un aeropuerto

No importa cuáles sean las razones por las que quieras dormir en un aeropuerto, si es por no querer ir a un hotel, si se demoró o canceló el vuelo (pasa y mucho) o porque tenés una conexión muy larga. Lo que importa es que anotes algunos consejos para hacerlo….

Si te ves obligad@ a hacerlo, es mejor que se convierta en una anécdota y no en un dolor de cabeza, por eso te dejamos algunos tips que van a ayudarte a conciliar el sueño, por lo menos.

Ir preparado

El primer punto es importante. Y es que si ya sabés que vas a pasar muchas horas en el aeropuerto y no querés ser Tom Hanks en La Terminal, tenés que estar preparad@. Es decir, sumá al equipaje, kits de supervivencia, cargador de celular, auriculares, libros, etc,  para hacer la estadía más amena…

Tomá todo tipo de precauciones

Hay que saber elegir el lugar en el que vas a dormir. Hay que asegurarse de que el lugar esté vigilado, con cámaras de seguridad. No vaya a ser cosa que sea una mala decisión dormir allí. Y si viajás solo, es importante dormir cerca de otros viajeros.

Buscate alguien de confianza

Existe una complicación cuando se viaja en soledad: tener que llevar el equipaje donde vayas. El miedo a que te roben algo es muy grande. Por eso, para que no pase o que sospechen que algo tuyo está abandonado, es bueno poder controlar a alguien alrededor que viaje también solo y que ofrezca garantías para confiar en él en el momento, que te puedas ausentar por un rato.

Buscate una justificación

Según Sleeping in Airports, si lo vas a hacer es muy importante tener una justificación. No para la gente, sino para el personal de seguridad. Pero además, tené a mano el billete para demostrar que no te vas a quedar a vivir en el aeropuerto. Evitá problemas.

Si se puede elegir, que sean en arribos

Las salas de espera de llegadas son más cómodas que las de salidas. Seguramente porque las esperas de viajeros por parte de familiares son más cortas, y si bien el inconveniente del alboroto provocado por algunos dando la bienvenida, no es tanto como la melancolía en las despedidas.

Evitá los ruidos

Hay que tener consideración con el resto de los viajeros. Y más si quieren dormir en la misma sala. Que no puedas o no quieras dormir, no te da derechos a intervenir en el descanso ajeno.

Preocupate por la higiene

Al despertarse, seguramente querrás asearte. Es necesario saber si el aeropuerto en donde estás dispone de un servicio de duchas. Si lo tiene se puede utilizar por una pequeña tarifa que suele incluir el alquiler de una toalla y el gel de baño.

Comportate con naturalidad

Este último consejo es vital. Si dormís de manera regular en aeropuertos, hay que comportarse como si se tratara de una situación eventual y más ante el personal de seguridad. Ellos no son muy amigos de individuos que merodean y pernoctar en las instalaciones. Y no olvides que, si bien no debe ser lo más lindo del mundo dormir en un aeropuerto, peor puede ser dormir en un lugar más hostil.

NOTA: Clarín

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.