¿Cuánto costará veranear en las playas de Chile?

Sin dudas, Chile será uno de los destinos internacionales más elegidos por los argentinos para disfrutar de las vacaciones 2018, y no hay dudas de que el país vecino los recibirá con los brazos abiertos.

Si la fiebre por comprar barato se mantiene hay que agregar además tres factores que pueden influir: el Papa estará tres días por allá, justo en la mitad de enero, los precios de alquiler están prácticamente iguales que en la última temporada y la industria local apostó por combinar su oferta de shopping con playa, campo, comida y entretenimiento.

De esta manera, se le agrega valor a destinos que compiten con la costa argentina y Brasil.

En Chile el turishopping se concentra en Santiago y Viña del Mar. El panorama playero es un buen complemento para las compras y en esta temporada hay siete lugares a pocas horas de la capital que tienen algo nuevo que ofrecer: Papudo, Concón y Viña del Mar, en la Región de Valparaíso; y Matanzas y Pichilemu, en la Región de O’ Higgins, además de La Serena, en la Región de Coquimbo.

Para tener una referencia de costos, podemos considerar que 5000 pesos chilenos son 140 pesos argentinos. Con eso en Chile una persona puede almorzar o se puede comprar un buen vino en el supermercado.

La Serena: con los mismos precios

El precio promedio de alojamiento en hotel o cabaña (para cuatro personas) en La Serena es de 190 dólares por noche para el sector Avenida del Mar, junto a la playa, y 77 dólares con desayuno aproximadamente, un departamento en el centro para cuatro personas.

En La Serena los lugares más baratos para comer están en el centro. Por ejemplo, una colación con gaseosa cuesta 3000 pesos chilenos (83 pesos argentinos) y un menú llega a los 110 pesos argentinos (4000 chilenos). Un desayuno contundente va entre los 40 y 55 pesos argentinos.

Papudo: recargado

Desde Santiago, yendo hacia el norte por la Ruta 5, a 170 kilómetros y dos horas en auto está Papudo. Es una playa tranquila, con perfil familiar y muchos condominios a media cuadra del mar.

Los departamentos en alquiler mantendrán la tarifa del último verano. Esta será de 55.000 pesos chilenos el de dos dormitorios y 70.000 el de tres.

Para comer, la recomendación es la plaza central, donde los menús parten en 5000 pesos chilenos.

Hay una sola línea de buses que conecta a Papudo con Santiago, por lo que conviene ir en coche. Eso además permite moverse al campo o a playas cercanas (trayectos de unos 15 minutos), como Zapallar, Cachagua o Maitencillo. Este último fue uno de los balnearios preferidos por los veraneantes argentinos el año pasado.

Viña

Viña del Mar es el balneario más popular del verano chileno, con playas para todos los bolsillos. Aunque aún no establece sus precios de temporada alta, en el verano no deberían subir más del 5% comparados con los últimos fines de semana largos. Las residenciales, que son hospedajes más pequeños que los hoteles, parten en 35.000 pesos chilenos por noche la habitación para dos personas hasya 70.000 pesos chilenos en promedio por noche, dependiendo de si la suite es con vista al mar y del mes, porque en febrero son las vacaciones de los chilenos y Viña del Mar revienta de gente.

Para comer, en la calle San Martín, cerca del casino Enjoy, se concentran las pizzerías, los restoranes internacionales y las parrilladas argentinas. Una parrillada para cuatro en promedio cuesta 25.000 pesos chilenos (unos 700 pesos argentinos). En restoranes más pequeños se puede comer por 6000 pesos y hay una buena variedad.

Para moverse en Viña, si uno no anda en coche, es preferible el transporte público, que llega a todas partes. Los ómnibus, además, cubren con varias frecuencias en el día la ruta hacia Santiago, que está a una hora y media, desde 12.600 pesos chilenos. La opción de alquilar un vehículo en la capital también es conveniente para grupos de cuatro personas o más. Dos de las más conocidas, Hertz y Rosselot, tienen oficinas en ambas ciudades.

Concón y Reñaca

En Reñaca se concentra la mayor cantidad de argentinos cada verano. Pablo Farías, encargado de la Oficina de Turismo de Concón, estima que los precios se mantendrán iguales que en el verano pasado y que la comuna recibe cada vez más visitantes argentinos que ingresan en plan de shopping por el Paso Los Libertadores desde Mendoza.

En Concón, una cabaña para cuatro personas, por ejemplo, parte en 40.000 pesos chilenos la noche, y almorzar cuesta entre 5000 y 12.000 pesos chilenos por persona (menú completo). Hay restoranes más caros, pero los tradicionales y las famosas picadas andan en ese rango.

El alquiler formal no es tan abundante como el que se ofrece en redes sociales o Airbnb. Lo mismo ocurre en los sectores de Reñaca y Jardín del Mar. Por ejemplo, un departamento para alquiler frente a la playa muy cerca de Reñaca, hasta para seis personas, con piscinas, jacuzzi, sauna gimnasio y un restorán, en enero estará alrededor de 70.000 pesos chilenos la noche y en febrero a 80.000. El precio está en el promedio de la zona.

Según la guía Lonely Planet el tiempo de permanencia promedio de un turista extranjero en Chile es de siete días. Con un presupuesto conservador y considerando Santiago como punto de partida, un grupo de cuatro personas puede pasar esos siete días en Viña o Concón con auto propio por 1.286.400 pesos chilenos (incluye alquiler, tres comidas diarias por persona y nafta), aproximadamente. Esos son casi 36.000 pesos argentinos. Alquilar un vehículo por esa semana, en Hertz Santiago costará desde 221.770 pesos chilenos (Toyota Corolla 1.8), mientras que en Rosselot son 215.900 (Kia Rio 1.6), sin contar peajes.

Nota: La Nación

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.