Descubrí Colonia

No hay como viajar a Uruguay y dejarse llevar por uno de sus lugares más emblemáticos: Colonia.

Tan cerca y tan lejos…

No solamente que es otro país, sino que parece que es de otro planeta por momentos. De todos modos, Colonia se encuentra a solo 50 kilómetros de las costas de Buenos Aires y a unos 177 kilómetros de Montevideo. Por lo tanto, para llegar se puede hacer en avión, hasta la capital uruguaya y de ahí viajar tan sólo 45 minutos. O también, y lo que la gente más hace, que es navegar el Río de la Plata por una hora y cuarto hasta llegar al Puerto de Colonia.

Si el viaje lo quisieran hacer en auto, son casi 500 km comenzando en Gualeguaychú, luego atravesar el Puente Libertador General San Martín y después ingresar al país hermano por la tan conocida localidad de Fray Bentos. Desde allí, las rutas 2 y 21 nos llevan a destino.

La belleza, los pocos kilómetros y la tranquilidad, la han transformado en la ciudad preferida por los argentinos para hacerse escapadas. Pero no es solamente eso, por la que llama tanto la atención…

Las callecitas de Colonia

Su barrio o casco histórico,  es lo primero que tenés que conocer y más, después de ser declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1995 por su importancia histórica, donde se puede sentir la síntesis de la fusión de las culturas portuguesa, española y post-colonial.

Pero no son sólo edificios de la época colonial, lo que vas a ver. El Portón de Campo, la Casa del Virrey, las ruinas del Convento de San Francisco, la majestuosa Plaza de Toros son lugares donde hay que estar sí o sí.

También el Faro de Colonia, de mediados del siglo XIX, que orienta a los navegantes y que se puede visitar. La escalera de su interior, nos conduce hasta la cima, desde donde se obtiene una vista panorámica de Colonia del Sacramento y el Río de la Plata… Es-pec-ta-cu-la-res! Y la famosa Calle de los Suspiros, una calle empedrada y peatonal que no cuenta con veredas, sino con desniveles para saber cómo se vivía en aquel tiempo, merece recibir la misma caracterización.

El muelle es la invitación para terminar el día y comenzar la noche, de la mejor manera. No existe otro calificativo en estos rincones uruguayos, que tienen historia y mucha. Por eso, para conocerla mejor solo basta con ir al Museo Portugués, al Museo Municipal, al Museo Español, entre otros.

Conocer Colonia tiene que ser una historia obligada, en sus bitácoras de viaje.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.