Leyendas en los castillos de Pincheira

Mendoza siempre sorprende. Aquí se encuentra uno de los lugares más hermosos como resultado del poder natural. Estamos hablando de los Castillos de Pincheira.

A sólo 27 kilómetros de la ciudad de Malargüe esta obra de arte natural es producto de muchos siglos de erosión sobre las paredes de roca caliza.

Su nombre es por parecido con las construcciones del medioevo, pero también hacen referencia al bandolero chileno José Antonio Pincheira, mítico oficial español que huyó de Chile y se guareció en este lugar, tratando de defender los territorios que el rey de España había perdido con la revolución. He aquí la primera de las leyendas de bandidos, de corridas, de tiros, de años y años siendo un lugar peligroso.

Hoy, el peligro dio lugar a la hermosura.

¿Cómo llegar?

Al lugar se llega por la ruta 40, en un trayecto de pintoresco colorido. Entre el contraste de la aridez de la zona y el verde de los Andes, junto a su flora autóctona, que regala más colores.

El lugar, es una área protegida de 650 hectáreas.. Sus formaciones geológicas – de las que ya hablamos- se destacan por ser de origen sedimentario-volcánico. Se ubican  entre la margen derecha del río Malargüe y el arroyo Pincheira, en las vertientes del Cerro Algodón, de 2.163 metros. Para ser más exactos, el inicio de este paisaje se dió hace unos 5 millones de años, en la Era Terciaria, por erupciones explosivas de volcanes vecinos.

Los castillos de Pincheira, también atraen con sus muestras de los primeros habitantes de la región: puntas de flechas, cerámicas, chaquiras y demás. Tesoros sin tiempo.

La historia y el presente

Desde los Pincheira (porque José Antonio conformó una banda, con familiares) hasta ahora. Desde 1817 hasta nuestros días, el magnetismo del lugar se siente. Antes por los defensores de la monarquía, por su educación franciscana. Pero se sumaron ladrones de todas partes, hasta que se conformó un grupo -dicen- de 500 hombres, que asaltaban y saqueaban desde los castillos.

Hoy en día, el lugar vuelve a robar. Pero esta vez, la admiración y el tiempo de los visitantes. El puente colgante que cruza el Río Malargüe, el pequeño comedor para dejarse llevar por sus comidas típicas -como chivito malargüino  a las brasas – y el lugar para acampar son las razones, que faltaban para quedarse en este punto del mapa. Además de lo que se puede hacer acá, como trekking, cabalgatas, pesca deportiva, safari de fotografías y más.

Al sur de Mendoza, se pueden dar el lujo de visitar unos castillos… naturales. Los de Pincheira.

Algo de Malargue..Castillos de Pincheira, lo filmamos el día 3/9/17..

Posted by Martin Ospitaletche on Monday, September 4, 2017

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.