La nueva Aduana en los aeropuertos argentinos

En el Aeropuerto de Ezeiza, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) puso en funcionamiento un semáforo  para controlar el equipaje con el fin de disminuir el tiempo de espera entre los pasajeros y facilitar su ingreso.

Desde febrero del 2017, el paisaje en los aeropuertos internacionales del país es muy distinto. La AFIP estableció un nuevo procedimiento de atención al pasajero, destinado a agilizar los trámites aduaneros necesarios para el ingreso al país, el cual ya está implementado en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza.

Los llamados semáforos ya habían tenido su paso por la Aduana en el año 1994, y estuvieron vigentes hasta mayo del 2010, cuando el entonces titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, argumentó que la luz verde permitía eludir de manera discreta el control de los equipajes que ingresaban al país, por lo que decidió modificar la reglamentación.

Si bien se trata de un cambio reciente, durante la primera semana de su funcionamiento, la Aduana recibió un promedio de 14 mil pasajeros diarios que utilizaron el nuevo sistema y mostraron una buena predisposición a la agilización de los controles.

¿Cómo funciona?

El pasajero completará la Declaración de Aduanas indicando si tiene o no bienes adquiridos en el exterior, y si éstos exceden o no la franquicia. El formulario será provisto al pasajero por la línea área antes del arribo y se completará uno solo por grupo familiar. También pueden obtenerlo en el punto de control aduanero.

Luego los pasajeros deberán dirigirse, de acuerdo a lo declarado, a las vías identificadas como “No tiene para declarar” o “Tiene para declarar”.

En caso de elegir  “No tiene para declarar”, el pasajero presionará un botón del semáforo que podrá tener dos resultados: con luz verde el pasajero entrega la declaración jurada y se retira sin más trámite. Con luz roja, su equipaje será revisado detenidamente y a través del escáner, para verificar que lo que lleva en el equipaje coincida con lo declarado en el formulario.

En el caso que opte “Tiene para declarar”, el servicio aduanero realizará la comprobación del equipaje en relación con lo declarado y cobrará el derecho correspondiente. De no existir diferencias, el pasajero podrá concluir el trámite en pocos minutos.

Si el semáforo enciende la luz roja, el equipaje será revisado selectivamente y con un escáner.

Independientemente del semáforo, la Aduana se reserva la potestad de revisar libremente tanto al pasajero como su equipaje ante cualquier sospecha, ya que si se detecta mercadería u objetos no declarados o  no permitidos, serán secuestrados y como consecuencia se abrirá un acta de infracción correspondiente.

El monto de la franquicia se define de acuerdo a parámetros internacionales y actualmente para el caso de arribo a través de líneas áreas, asciende a USD 300 por pasajero mayor de edad y USD 150 por cada menor de 16 años, por mes.

(Info y fotografías de Infobae.com)
No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.