Recorriendo los países del Mundial: grupo H

Empezó la cuenta regresiva del Mundial FIFA Rusia 2018 y te contamos las bellezas que tiene para ofrecerte los países del Grupo H.

Polonia

Los polacos cuentan con una delantera letal formada por Lewandowski y Milik y ellos quieren guiar a sus compañeros a realizar un papel destacado. Polonia regresa a un Mundial 12 años después de su última participación en una Copa del Mundo.

Cracovia, antigua capital de Polonia es, para la mayoría de visitantes, la ciudad más bonita del país. ¿Razones? Su plaza del mercado que es una de las más bellas del país y además es el comienzo de la Vía Real, hasta la colina de Wawel. Allí se puede conocer, entre otras cosas, la Catedral de Wawel y el Palacio Real.

Ir a este punto en el mapa, también es enfrentarse al dolor y la memoria. Es que el Campo de Concentración de Auschwitz es un sitio tan oscuro como obligado para ir. Los campos de Auschwitz I y Birkenau (están juntos) se convirtieron en auténticos campos del terror nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Prisioneros políticos, homosexuales, gitanos, resistentes polacos, y la comunidad judía, fueron excluidos y exterminados allí.

No podría faltar Varsovia, la ciudad que fue destruida casi por completo durante la Segunda Guerra Mundial, pero que su reconstrucción fue tan rápida e impactante que hoy está casi igual. Se destacan el Centro histórico de la ciudad, su plaza del Mercado y el Castillo Real.

Senegal

Senegal llega invicta a la su segunda participación en un Mundial, luego de su participación en 2002, cuando venció a la campeona Francia. Este año también quieren dar que hablar.

Dakar, su capital, es una ciudad bulliciosa con los mercadillos de colores y aromas desparramados por doquier. Se destacan acá, el Marché Kermel o el Sandaga, la Plaza de la Independencia o el Monumento del Renacimiento Africano para dejarse impactar por su grandeza.

Gorée, una isla a tan sólo 30 minutos en ferry desde el puerto de Dakar, es un resumen de la historia de trescientos años vividos en Senegal. Es un lugar hermoso pero doloroso, ya que aquí tuvieron lugar los hechos más atroces y horribles vividos por el pueblo africano, ya que las principales casas de esclavos del país se encontraban precisamente aquí, desde donde los barcos los llevaban a América.

El Lago Rosa también atrae a miles. Ubicado al norte de la Península de Cabo Verde, en dirección noreste desde Dakar, debe su nombre a sus aguas que son justamente de ese color, gracias a la presencia de cianobacterias en el lugar. Este color se ve más durante la temporada seca cuando las bacterias están más concentradas en el agua. El lago cuenta con un área de 3 kilómetros cuadrados y una profundidad máxima de 3 metros.

Colombia

De la mano de José Pekerman, por segundo Mundial consecutivo, Colombia busca alegría después de unas eliminatorias muy sufridas. Además sueña con mejorar el quinto lugar, su un histórico puesto logrado en Brasil 2014.

Colombia es Caribe y para difrutar de eso, lo mejor es el Parque Tayrona. Una reserva natural en la que la muchedumbre todavía no llegó, con playas vírgenes y un paisaje que no se puede olvidar.

No hay nada mejor que perderse en la Ciudad Perdida en Magdalena. Si bien es redundante, es necesario profundizarlo. Oculta en las montañas de la selva de la Sierra Nevada de Santa Marta, es un lugar sin igual, que llama a la aventura desde el momento de decidir llegar hasta ahí y por la gran diversidad y riqueza natural del país.

Cartagena de Indias es de las ciudades coloniales más bonitas. Con sus murallas y con el castillo de San Felipe de Barajas, la ciudad parece todavía quedad en el tiempo. Casonas coloniales con coloridos balcones pintan una postal muy, pero muy bonita.

Japón

No es sorpresa ver a Japón en un Mundial. De hecho es la sexta participación consecutiva en la cita mundialista, luego de su estreno en Francia 1998.

Empezamos por Kyoto, ciudad de las geishas y las maikos y una de las favoritas de Japón. Llena de templos y santuarios, como el Santuario Fushimi Inari-Taisha, los templos Ginkakuji, Kinkaku-ji o Pabellón Dorado, son algunos que se destacan. También el Camino de la Filosofía o el Bosque de Bambú de Arashiyama.

Tokio es uno de los lugares del mundo que no duerme y la combinación excelete de templos y rascacielos, conjugando asi tradiciones milenarias y tecnología de última generación.
Se destaca para disfrutar los atardeceres desde la isla de Odaiba, el Santuario Meiji y el Templo Sensoji, comer sushi cerca del Mercado de Tsukiji y subir a la Torre de Tokio.

Último lugar de Japón, de este recorrido: Nara. Situada al sur de Kyoto, es una antigua capital de Japón con varios lugares destacados que visitar, como el templo Todaiji, donde en el interior se encuentra el espectacular Gran Buda. También uno de los santuarios más bonitos de Japón, el Fushimi Inari-Taisha.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.