Samaná, un paseo salvaje en República Dominicana

Uno de los tesoros mejores conservados de Repúblca Dominicana es Samaná, destino que se ha convertido en uno de los favoritos tanto de turistas locales como extranjeros.

Ubicado en noreste del país, a 245 kilómetros de la capital dominicana, Samaná se distingue por sus playas paradisíacas de arenas blancas y aguas turquesas, espacios naturales intactos, hoteles de lujo, fauna marina, turismo ecológico, excelente gastronomía, y más propuestas increíbles para que tu paso por este maravilloso destino sea inolvidable.

Pese a su notable crecimiento turístico en los últimos años, Samaná es uno de los pocos destinos que aún se resiste al turismo de masas. Esta característica quizás sea uno de los mayores atractivos de la península, y el lugar ideal para aquellos que buscan tranquilidad y más contacto con la naturaleza.

¿Qué ofrece Samaná?

La Península de Samaná encierra una bahía de forma rectangular que se ha convertido en uno de los santuarios de vida marina más importante del mundo. Conocido también como “el observatorio de ballenas”, entre los meses de diciembre y abril, unas 3.000 ballenas jorobadas se concentran en el lugar para reproducirse. El espectáculo es sublime y atrae a miles de viajeros.

Otro de los grandes atractivos del lugar es el ecoturismo que se puede realizar en su famoso Salto de Limón, al que se llega a través de una excursión a caballo, en la que el turista tiene pleno contacto con la naturaleza. Este tipo de viajes son organizados por campesinos de la zona, para quienes el turismo es su principal fuente de recursos.

Y si de maravillas naturales nos referimos, el Parque Nacional de los Haitises es otra de las joyas naturales de este lugar. En esta “tierra alta o montañosa” (traducción de Samaná), se puede observar la gran riqueza de fauna y flora que posee la reserva natural, donde además se encuentran cuevas con figuras pictográficas de los indios taínos, primeros habitantes de la isla La Española.

Samaná posee una curiosa vinculación con las Islas Canarias; un par de familias del Archipiélago español fueron las encargadas de fundar el asentamiento en 1756.

Playas de ensueño

La ribera cuenta con 168 playas para recorrer y visitar. En lugares como Las Galeras y Las Terrenas, predominan las playas salvajes de arena blanca con cocoteros como Playa Bonita o islas como Cayo Levantado, donde se sitúa el único hotel cinco estrellas de la zona: Bahía Príncipe, de capital español.

Además, el turista podrá frecuentar localidades vírgenes como Playa Rincón, aprovechar la hermosa playa privada de hoteles como Villa Serena o Amsha Marina Grand Paradise o ir a las playas públicas de las dos localidades.

Playa Rincón: entre lianas y cocoteros se encuentra este arenal de 4 kilómetros con un bosque que abanica aguas templadas y cristalinas ideales para el primer chapuzón.

Caño Frío: a unos pocos kilómetros de Playa Rincón, el mar se une con el arroyo Caño Frío, un curso de aguas a baja temperatura que proviene de la montaña y atraviesa los bosques de manglares; ideal para una zambullida bajo el sol ardiente.

¿Recorremos la ciudad?

Si tu intención es conocer cada rincón de Semaná, un city tour por la ciudad de Santa Barbara no puede faltarte en tu agenda de cosas por hacer. A lo largo de la Avenida de la Marina, se puede acceder al centro comercial, el cual se encuentra a pocos minutos. La costanera, conocida como el Malecón de Samaná, concentra el ambiente festivo de los fines de semana.

Los restaurantes para degustar mariscos compiten en la misma órbita con los carritos de comida en los que el transeúnte puede agenciarse un picapollo (pollo empanado) con tostones.

Samaná se ha convertido en el destino favorito de propios y extranjeros para hacer turismo por la diversidad geográfica y natural de la península. No dejes de visitarla y disfrutar de este maravilloso lugar.

NOTA: La Nación

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.