Turismo colaborativo

¿Sabías que hay una forma de viajar, aún cuando no dispones de todos los recursos económicos? Si, el turismo colaborativo o sharing economy es la forma.

La tendencia del sharing economy es cada vez más común, y propone la interacción entre personas de distintos lugares del mundo para facilitar viajes.

Implica un intercambio cultural, generalmente entre un viajero y un anfitrión, con la intención de compartir espacio y tiempo. Según esta mecánica, el anfitrión recibe al viajero en su ciudad y socializan libremente durante el tiempo que dure la estadía.

El turismo joven es el que explora diferentes alternativas para hacer que un viaje sea lo más barato posible. No importa qué tan lejano sea el destino, siempre se puede recorrer el mundo buscando la alternativa más económica posible para lograrlo.

En el sector turístico, se hizo especialmente popular gracias a las nuevas tecnologías y a la facilidad que hay de conexión entre personas de todo el mundo. Un ejemplo común es el del couchsurfing, una metodología por medio de la cual una persona puede viajar por el mundo y dormir en el sillón -o cualquier espacio libre- que otra persona de la comunidad le ofrezca, siempre y cuando esté dispuesta a la reciprocidad. O por ejemplo el house sitting, en el que una persona cuida de la casa, mascotas o plantas de otra, a cambio de alojamiento gratuito.

Pero también están las plataformas comerciales, que conectan a viajeros con anfitriones que tienen un espacio disponible para alquilar en sus casas y quieren generar un ingreso extra. Para los huéspedes, esto significa la posibilidad de viajar de forma más accesible y en alojamientos únicos. Para el anfitrión, se traduce en ingresos adicionales que pueden ayudar a pagar las cuentas e incluso mantener sus hogares.

Ventajas del turismo colaborativo

Este concepto tiene ventajas tanto para las personas que viajan como para los anfitriones o pequeños comerciantes que han encontrado una nueva forma de aumentar sus ganancias. Estas son algunas de ellas:

  • Más barato. El objetivo principal de estas plataformas es que el turista puede ahorrar mucho dinero en comparación de alquilar una habitación en un hotel, o una casa. Es una alternativa perfecta para unas vacaciones low cost.
  • Conocer culturas diferentes. No siempre que uno viaja tiene la posibilidad de conocer y conversar con la gente que habita en el lugar. Pero con este tipo de intercambio el turista tiene la posibilidad de enriquecerse culturalmente. Al convivir con otras personas, es posible conversar, preguntar y conocer los hábitos y formas de vivir de esas personas.
  • Más oportunidades de conocer las ciudades. Si contactas con anfitriones, como en el caso de compartir un departamento, podrán hablarte de cuál es la mejor forma de hacer turismo en su ciudad y de ideas que tal vez no salgan en las guías habituales.

Nadie duda que las nuevas tecnologías han revolucionado la forma de hacer turismo, y las posibilidades que existen son infinitas. ¡Ya no tenemos excusa para quedarnos en casa!

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.