Un recorrido por el tiempo de la Revolución en Buenos Aires

¿Alguna vez te pusiste a pensar como habría sido vivir en la Argentina de 1810? La época colonial esconde misterios, grandes y pequeños acontecimientos. Buenos Aires, por ejemplo,  fue una de las provincias con mayor protagonismo en tiempos de Revolución. En ella sucedieron hechos que muchas veces, los libros de historia no nos terminan de revelar pero que, en cierta forma, nos trasladan a ese mundo, a ese tiempo donde se vivía y sentía la Revolución.

Todos los 25 de Mayo, desde hace 207 años, los argentinos celebramos la Revolución de Mayo de 1810. La historia que se escribe en los libros, vive primero en los lugares que la vieron nacer, y poder remontarse a la época colonial, hacer un recorrido por el tiempo de la Revolución en Buenos Aires hoy en día, es posible.

Tras el impacto que la industrialización causo en nuestro país, grandes cambios en la sociedad y economía tuvieron lugar en suelo argentino. Hoy en día, visitar lugares que aun atesoran vestigios de una época de cambios, tanto industriales, sociales, como políticos no queda ajenos a nosotros. Aun es posible encontrar pueblos que conservan su fachada colonial, costumbres, y una cultura rica en tradición.

La Revolución marcó un antes y un después, poder aún recordar ese acontecimiento glorioso, son algunas de las posibilidades que nos brinda la provincia de Buenos Aires. Por tal motivo, te proponemos vivir en este 2018, un 25 de Mayo diferente, sintiendo y recordando tal como si estuvieras viviendo en esa poca del país.

Dar un paseo en el Tranvía Histórico

Entre los avances más significativos que tuvo Buenos Aires durante la época del siglo XIX fue la implementación del tranvía en el año 1863. Con casi 830 km, la provincia se supo destacar con la red vial más extensa del mundo. Entre 1930 y 1963, la época de oro del “tramway”, llegaron a trasladarse unos 5 millones de pasajeros por día en un total de 2500 coches.

En 1976, la Asociación de los Amigos del Tranvía, hizo posible que este símbolo e icono colonial volviera a recorrer las calles de Buenos Aires, permitiendo que hoy sea posible viajar en el tiempo con una visita guiada exclusiva. El punto de partida se encuentra en la intersección de las calles Emilio Mitre con José Bonifacio, en el barrio de Caballito. No dudes en emprender un viaje hacia el pasado, en el único museo en movimiento del mundo.

Sumergirse en el Zanjón de Granados

Ubicado en Defensa 755, en el barrio de San Telmo, el Zanjón de Granados es una casa con fachada del siglo XIX que reúne salas, túneles, corredores y laberintos, además de diversos artefactos de otras épocas.

Cuando su dueño  la compro en el año 1985, con el fin de convertirla en un restaurante,  no  esperaba encontrar material que revelase la historia de las dos fundaciones de Buenos Aires y del antiguo sistema de desagüe porteño. Durante su remodelación se descubrió que debajo del edificio pasaba el “Zanjón de Granados”, un arroyo que desembocaba en el Río de la Plata y que supo ser la despensa de basura de la ciudad. Lo curioso es que ese restaurante que jamás se construyó se iba a llamar “El Rincón de las Viejas Historias” y en la actualidad, de alguna forma, en eso se ha convertido.

Darse un gusto en un bar colonial

Buenos Aires cuenta con muchos espacios para comer y beber algo rico. La variedad es tal, que existen en la provincia bares conocidos o denominados como “Notables”. Tal nombre es recibido debido a su arquitectura y relevancia histórica y social. La cultura cafetera en la capital argentina data de la época colonial: ya en 1820 la ciudad contaba con 17 cafés. Muchos surgieron como almacenes y mercados y luego mutaron en cafés musicales (las reconocidas “academias”); otros, en literarios y estudiantiles.

Dibujar en el Paseo de la Historieta

Para volver el tiempo atrás y sumergirnos a la época colonial es fundamental usar nuestro imaginación.. y un buen complemento de ellos es realizar un recorrido por  la historia caricaturesca argentina: ademas de un itinerario por la escultura y murales de los personajes de historieta más iconos del siglo XX, con el fin de representar significativamente la realidad. Una de las curiosidades de este lugar es que  la ubicación de las esculturas es estratégica: cada una se rodea de elementos que coinciden con su personalidad, gustos y chistes internos.

Visitar y recorrer el Museo de la Casa Rosada

Otro atractivo colonial en Buenos Ares es la Casa Rosada, la cual cuenta con visitas guiadas para todos aquellos que quieran conocer su historia y arquitectura. Durante la visita se recorre los principales sectores de la Casa de Gobierno como por ejemplo: Salón de los Patriotas Latinoamericanos, Salón Mujeres Argentinas, el balcón que da a la Plaza de Mayo, Patio de las Palmeras, Salón Blanco, el despacho presidencial, Salón de los Bustos.

Este museo tiene su origen en la segunda fundación de la ciudad en 1580. El Río de la Plata se extendía por entonces hasta donde hoy se encuentran las avenidas detrás de la Casa Rosada. Es por eso que, para defender a Buenos Aires de las invasiones, en 1594 vieron la necesidad de construir un fuerte. Más adelante, en 1855, decidieron reconstruirlo y pasó a ser la Aduana Taylor, el primer edificio público de grandes dimensiones de la recién nacida Argentina.

Visitarlo te permitirá entender, a partir de su acervo de miles de piezas de carácter histórico y artístico que abarcan desde el período hispánico hasta las presidencias argentinas, cómo este espacio fue transformado a lo largo del tiempo

Visitar el Cabildo

La mejor opción para que grandes y chicos conozcan la historia de la Revolución de Mayo y de los hechos que iniciaron la independencia del país, es visitar es visitar el Cabildo. En las diferentes salas se exponen documentos, muebles, armas, mapas y demás testimonios del proceso histórico de la Semana de Mayo de 1810.

No dejes de volverte hacia el tiempo de Revolución y disfrutar de lo que Buenos Aires tiene para ofrecerte.

NOTA: Clarín

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.