Verano en Uruguay: La Pedrera y Cabo Polonio

En balnearios como La Pedrera, Cabo Polonio, Punta del Diablo o Valizas, quedan pocas casas y cabañas libres para la primera quincena de enero; aseguran que las tarifas se mantienen estables respecto del año pasado.

Igual que en Punta del Este, los balnearios del departamento uruguayo de Rocha se preparan para una temporada histórica. Desde Cabo Polonio, Valizas y Aguas Dulces hasta Punta del Diablo, La Paloma y La Pedrera, cuentan que “la ocupación es total” para la primera quincena de enero, con algunas reservas efectuadas ya desde agosto. Según coinciden las inmobiliarias consultadas en cada una de estas playas, los precios de los alquileres se mantuvieron estables en relación al verano pasado.

Las arenas de Rocha hace tiempo están asociadas a un perfil más familiar y de menor poder adquisitivo que el habitué de su vecina más famosa, Punta del Este.

Donde el diablo se mete al mar

En el caso de Punta del Diablo, donde viven sólo 350 personas en forma permanente e ingresan 30.000 turistas el 1° de enero, “se puede conseguir una cabaña para cuatro personas en un complejo por US$ 1500 durante la primera quincena del año”, según Alicia González, de inmobiliaria Geraldi. De todos modos, quienes elijan este pueblo para alquilar deben saber que cualquier casa que cueste US$ 130 antes del 15 de diciembre pasará a valer US$ 200 del 1° al 15 de enero o durante la semana de carnaval, que este año cae 12 y 13 de febrero.

Según Maximiliano Holmes Brown, propietario de un complejo de cabañas, en enero está casi todo alquilado. “El año pasado ya se llenó porque volvió a venir un turismo argentino que no se veía en los últimos cuatro años. Quizás porque está más barato que alquilar en Pinamar. Este verano va a explotar”, pronostica Maximiliano que cobra alrededor de US$ 180 por día.

En Punta del Diablo, como en casi todas las playas, los precios van subiendo a medida que uno se acerca a la primera línea de mar, donde una casa muy coqueta llega a los US$ 450 la noche (también en La Pedrera). En el otro extremo, también se puede elegir un hostel como El Diablo Tranquilo, con camas por US$ 25 en un cuarto para ocho personas. Pero en este caso habrá que estar en la franja sub-20 para pasarla bien.

“El gasto promedio en comida para una familia que cocina en su cabaña es de 1200 pesos uruguayos por día (unos US$ 40). Muchos argentinos y brasileños cruzan al Chuy y vuelven con el auto repleto de comida”, afirman desde el supermercado La Tortuga de este balneario.

Camino a La Paloma

La Paloma y La Pedrera quedan a 12,5 kilómetros de distancia entre sí pero tienen públicos bien diferentes. El primero es mucho más familiar y con perfil uruguayo (sus precios de alojamiento también son un poco más bajos), mientras que el segundo se llena de argentinos y brasileños. “La Paloma es familia, no es sofisticado; su razón de ser son las playas”, se sincera Daniel Urioste, dueño de la inmobiliaria El Faro. “La primera quincena de enero ronda los US$ 2000, porque también se agregan días de diciembre”, calcula, y se alegra porque “en enero la ocupación es total”.

Los precios en hotelería se mueven en la franja US$ 130-US$ 180 en enero y bajan a US$ 100-US$ 150 en febrero.

Para tener idea de algunos precios de La Paloma, cenar a metros de la Avenida Del Navío, cuesta unos $ 800 uruguayos por persona, es decir unos 474 argentinos (si se paga con tarjeta de crédito o débito hay devolución del 18% del IVA, con lo cual la cuenta se va a 388 pesos).

Para calcular los valores de las casas en La Pedrera hay que sumarle US$ 50 al precio de cualquier vivienda en La Paloma. Pero, tanto en uno como en otro caso, corre el mismo consejo de las inmobiliarias: si el plan es ir en familia, hay que evitar la primera semana de enero, que es cuando el público joven de Montevideo copa las mega-discos de la zona.

Otra opción más elegante es parar en un glamping (término que fusiona camping y glamour) llamado Pueblo Barranco, en las afueras de La Pedrera. Pernoctar en esas coquetas tiendas de campaña, en donde duermen de dos a cuatro personas, cuesta entre US$ 130 y US$ 190 la noche durante la temporada alta.

De San Antonio al Cabo

Subiendo desde La Pedrera hacia Cabo Polonio se encuentran pequeños balnearios de bosque y océano, entre ellos Santa Isabel y San Antonio, que se pusieron muy de moda entre diseñadores, cineastas, actores y arquitectos top argentinos. En San Antonio, por ejemplo, hay sólo 52 casas y está prohibido construir bares, supermercados y despensas. Los precios son altos: una cabaña perdida entre los árboles, sin ninguna comodidad extra, no baja de los US$ 150 diarios durante casi todo el verano.

Igual de tranquilas, pero con precios más baratos de alojamiento, son las playas de Valizas y Aguas Dulces. En la inmobiliaria Casas en Valizas comentan que “las cabañas más lindas se alquilaron en agosto y septiembre”. “La primera quincena de enero cuesta unos US$ 1200, pero depende mucho de la casa y de su dueño”, afirma Gerardo, como se lo conoce en el pueblo. “Igual para esos días ya no hay lugar”, advierte. Similar pronóstico suelta Luis Ulian, de la inmobiliaria Clave, de Aguas Dulces, y define el público del balneario. “Es más familiar y mayoritariamente uruguayo”, dice.

Finalmente, en Cabo Polonio es muy amplio el espectro de precios. Un caso puntual es el de una pareja de abogados de Caballito, consultada para esta nota, que alquiló una casa cerca del faro (de las más caras y bonitas), del 8 al 23 de enero, por 3900 dólares. Esto es unos US$ 260 la noche. Claro que en el Polonio también se consigue una habitación doble con baño privado por US$ 80 en la posada La Cañada, que también tiene cuartos compartidos a 30 dólares.

Si la idea es almorzar la pesca del día hay que calcular unos US$ 85 para dos personas y un niño. Otro dato del Polonio es el costo de llegar en los camiones que atraviesan las dunas: US$ 8 el pasaje por persona y US$ 6,5 diarios por dejar el auto en el estacionamiento.

NOTA: La Nación

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.